El raor: Una «joya» gastronómica en las Islas Baleares

Su veda de pesca termina el 31 de agosto. Dependiendo de su edad, suele vivir a unos 45 o 50 metros de profundidad, enterrándose a veces en la arena del fondo marino. Se trata de uno de los peces más valorados de la pesca recreativa , precisamente por su dificultad para pescarlos. Su excepcional sabor convierte el Raor en una «joya» gastronómica en las Islas Baleares. Aquí dejamos algunos trucos culinarios.

El nombre de raor (Xyrichthys novacula), como se conoce este exquisito pez en las Islas Baleares, le viene por la forma de su cuerpo, que recuerda a la de una navaja de afeitar (en castellano lorito o galán). Este pescado se encuentra en las aguas cálidas del Mediterráneo. En las Islas Baleares están protegidos con una veda que dura desde el 1 de abril al 31 de agosto. Así, a partir del 1 de septiembre que termina la veda, se puede pescar 50 unidades por licencia y día. Con un máximo de 300 unidades por barco, su pesca es principalmente de carácter recreativo.

En el SXVI el reconocido médico y naturalista francés Guillaume Rondelet, se hizo célebre por sus trabajos y estudios sobre los peces. Curiosamente, hace una referencia al raor o pez navaja, comenta que vive en las islas de Mallorca y Menorca, reconociendo ya el valor que sus habitantes daban a este pez por su sabor y brillantes colores.

Una de las características del raor, de esta «joya» gastronómica, son sus vivos colores, además, cuando se hacen adultos, que suelen medir entre 10 y 20 cm de longitud, pasan de ser hembras a machos.

Raor frito, "joya" gastronómica en las Islas Baleares
El raor frito: una «joya» gastronómica en las Islas Baleares

Nuestro consejo gastronómico:

Raor frito:

Cuando cocinamos este pez, tenemos que aprovechar todo el sabor que nos aporta, así que primero habrá que limpiar todo su interior, dejando las escamas. Si es posible limpialos con agua de mar, asi conservará todo su sabor.

El segundo punto importante es que tenga su punto óptimo de sal y tener un recipiente con aceite de oliva suave muy caliente. Fríe los raors secos, sin harina: el pescado «tal cual».

Para disfrutar al máximo este manjar, es muy importante encontrarle su punto de fritura, así nos quedará la piel muy crujiente y la carne muy jugosa.

Un gran producto, que lo disfrutéis!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *